2009, un año para viajar y crecer


slowtravel

¿Qué no se ha dicho ya de cómo será el año 2009? Los malos presagios económicos están a la orden del día, en las conversaciones de todos los estratos sociales. El lenguaje financiero que años atrás nos parecía tan lejano a nosotros, ahora resulta un tema tan cotidiano como la predicción del tiempo. Por decirlo de una forma coloquial, el 2008 ha puesto al mundo en remojo. ¿Y qué está ocurriendo en el fondo de nosotros los seres humanos? Que nos estamos dando cuenta que vivimos en una especie de esquizfrenia social producto de un desespero colectivo por ser productivos, sin nisiquiera observar y detallar qué ocurre a nuestro alrededor.

Esta esquizfrenia social se traslada al momento de planificar vacaciones. Cuando se acerca el verano, tanto en el Norte como en el Sur, buscamos un lugar donde veranear sólo porque está de moda, sin conocer al menos un poco más sobre el destino. Emprendemos un recorrido pensando ya en el mejor ángulo fotográfico para enviar a nuestros amigos.

Mi intención es reivindicar el concepto de viaje como una forma de crecimiento personal, de pasar de turista a viajero, de utilizar los cinco sentidos para conocer el lugar que visitamos. ¿Cuantas veces hemos estado en una ciudad sin entablar una conversación con una persona de ese lugar? o lo que es peor, sin probar su comida más tradicional.

Existe una nueva corriente llamada Slow Travel, proveniente de movimiento Slow, que propone una nueva forma de viajar. Movernos no por los inhumanos tours turísticos – la gran mayoría – que nos obligan a despertarnos de madrugada cuando estamos de “vacaciones”, sino por encontrar la calma, la tranquilidad y vivir el destino con los ojos bien abiertos para recordarlo no por la foto posterior, sino por el recuerdo de haber estado allí.

Ser un viajero te ofrece esa sensación de una vez que atraviesa el umbral físico de la lejanía, cambias irremediablemente, para siempre y no vuelves a ser el mismo o no puedes mirar las cosas de la misma manera. Tu cuerpo está de regreso, como siempre a lo de siempre – llámese rutina o cotidianidad – pero ni tu cuerpo ni tu mente puede deshacer el camino andado.

Desde este pequeño espacio virtual espero que este año 2009 se convierta en un período de tiempo para reflexionar sobre nuestros ritmos de vida. Puestos en remojo por condicionamientos económicos o sociales – crisis, crisis y más crisis -, por qué no darnos la oportunidad de observar, tocar, escuchar, saborear y oler nuestro alrededor. Y si tienes la oportunidad de viajar, considérate aún más afortunado, pues muchos sólo lo pueden hacer a través de los libros o historias prestadas.

Anuncios

Una respuesta

  1. Es muy cierto, hay gente que tan solo viaja a determinados sitios solo para completar su album de fotos o para decir “yo estuve ahi” y no me excluyo de ese grupo. No tiene sentido viajar miles de kilómetros para buscar exactamente lo que tienes en casa, bien sea comida o comodidades, y no es criticable, como tampoco lo es seguir un tour, pero es eso, al final no queda nada…solo las fotos.

    Yo ahora particularmente prefiero conocer pocas cosas a conocer todo lo que indica la guía , pero conocerlas bien, saborearlas y tratar de que queden de alguna forma grabadas para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: