Tierra del Fuego: la plenitud de los sentidos


El territorio argentino es inabarcable. Presenta una variedad de paisajes para todos los gustos, para todos los presupuestos, para todas las ideas, en resumen, para todos los viajeros. Una de esas zonas inconmesurables es Tierra del Fuego, que recorrimos esta vez de la mano de Cinthia Mareco, quien nos lleva en un mágico paseo por tan impresionante lugar.Cinthia

¿Qué es lo que más te gusta de Tierra del Fuego?
Lo que más me gusta es la proximidad con todas las formas de la naturaleza. Donde vayan mis ojos tengo un paisaje espectacular para mirar. De un lado, tengo cerca el mar argentino, con sus aguas que van desde el celeste cielo hasta el azul profundo. La marea es impredecible y podemos tener una amplia playa durante la mañana para mojar nuestras manos (un poco, el agua es helada) al atardecer.

Paisaje

El aire es tan puro que los visitantes pueden sentirse extrañamente mareados los primeros días. Es que casi no hay contaminación y se respira oxígeno puro, aunque tenemos que tener cuidado de los rayos solares. Por la ubicación geográfica de la isla de Tierra del Fuego, somos los más cercanos al tan tristemente famoso “agujero de ozono” y los rayos ultravioletas llegan con más intensidad, pero no es nada que un buen protector solar no pueda remediar 🙂

La falta de smog hace que los colores del cielo, a lo largo del día, se puedan disfrutar con toda su intensidad. Los amaneceres y atardeceres nunca son los mismos y podemos tener un día una sinfonía de rojos y rosados y otro un cielo de color vainilla. Por la noche, las estrellas parecen más cercanas y no hay que perderse cuando hay luna llena y deja una estela de su luz en las aguas oscuras del mar.

¿Qué tipo de paisaje llama la atención del visitante, según tu punto de vista?

Tenemos paisajes salvajes y poco explorados. Yendo hacia el sur, camino hacia la ciudad más austral del mundo, Ushuaia, se puede ver todavía la estepa patagónica, de pastos cortos y amarillos castigados por el viento continuo en el que pastan  rebaños de ovejas de las estancias o las manadas de  guanacos que se dejan ver a los largo del camino.

Por algunos caminos daremos con vistas inesperadas. Tal vez no se espera pero, a la vuelta de una loma, nos encontramos con un espejo color esmeralda y es algunos de los lagos de aguas glaciarias que se encuentran salpicando el paisaje. Ya empezamos a ver el cordón montañoso de los Andes que cortan a la isla en dos. En ese sentido, también tenemos modestas mesetas y, más al sur, picos importantes con nieves eternas y que llaman a los aventureros a paseos de trekking, en verano, o bajadas en ski, en pleno invierno.

Trekking

¿Qué es lo más peculiar de Tierra del Fuego?

La luz solar que hay que aprovecharla a pleno. En veranos podemos tener hasta veinte horas de luz, teniendo en cuenta que el horizonte siempre permanece iluminado y nunca parece anochecer del todo. En cambio, en invierno, las horas del día se reducen a siete y por ello, madrugamos mucho para aprovechar a pleno el día.

atardecer

¿Qué lugar debe ser un paseo fijo en cualquier agenda turística?

Los cabos. Desde cabo Domingo, más al norte, se tiene una vista infinita del mar, pero hay que tener cuidado porque la marea es traicionera y puede cambiar en cuestión de minutos y dejarnos encerrados en una pequeña roca rodeados de mar. Cerca de allí, está la Misión Salesiana, un museo con los recuerdos de los pobladores originales de la isla, los yamanás y los onas, y de los primeros colonizadores. Tiene una casa de té donde se pueden recuperar fuerzas para seguir viaje.

El otro cabo recomendable es el San Pablo. Después de un viaje de dos horas, llegamos a una tranquila bahía donde está encallado el Desdémona, un buque que es una imagen plena de belleza y soledad.

Desdémona

¿Es el encuentro verdadero con la naturaleza?

Claro que sí porque se conserva toda la belleza original. Desde el sonido del mar interrumpido sólo por los graznidos de aves hasta la frescura del viento en el rostro, desde un cielo que es un estallido de colores distintos a cada momento hasta el gusto agridulce del agua de un lago en los labios, todo se combina para descansar el alma y pensar que hay un rincón del mundo donde convivencia en armonía civilización y naturaleza.

Bookmark and Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: