Laponia salvaje y natural


Ayer el recorrido fue en coche, hoy ha sido en quadbike…

Hemos cruzado el corazón de Svansele, un increíble parque natural lleno de lagos, pinos y animales salvajes de la región en el que es posible pernoctar en típicas cabañas suecas durante todo el invierno. En verano nos regala atardeceres tan espectaculares como este.

Antes de los 30 kilómetros en quadbike, y para tener energía, probamos un mix de los diferentes tipos de carnes de la región: reno y alce, acompañado de pan sueco, patatas y mermelada. Debo confesar que a punto he estado de comerme un reno entero! 😉

Anuncios

Diez momentos inolvidables en Israel

Hace algunos días que en mi cabeza rondaba la idea de escribir el primer post sobre mi reciente viaje a Israel. A pesar de que estando allá quise compartir mi experiencia a través de unos cuanto mini posts, al volver a España sentí la necesidad de dejar en reposo los recuerdos del viaje y añejarlos por unos cuantos días.

Y es que Israel no es un país sencillo de entender a simple vista. Tanta riqueza histórica y cultural abruma desde un primer instante. Por ello creo que es un país que se torna muy, pero muy distinto de acuerdo al cristal desde el que se mire: político, histórico, cultural, religioso, turistico, humano…Un caleidoscopio de sensaciones que se requiere observar con mucha tolerancia y apertura mental. Como prefacio al recorrido realizado por este país presento un resumen de diez momentos inolvidables, de esos momentos que por la espectacularidad del lugar, la anécdota surgida o personajes que van apareciendo en el trayecto hacen tan especial los viajes:

Mi nombre en hebreo

Foto: @joanplanas

El vuelo desde Madrid a Tel Aviv salió a eso de las 22,30h. Joan Planas, uno de mis compañeros de grupo a quien se le da poco hablar y relacionarse con las personas ;-), hizo buenas migas con un israelí llamado Noam, de carácter muy inquieto y social. Después de un largo viaje por Sudamérica parece que Noam seguía con muchas ganas de hacer amigos de habla española. Joan le contó que éramos un grupo de cinco blogueros que íbamos a Israel para recorrer el país y escribir sobre este a través de blogs y redes sociales. Acto seguido Noam nos preguntó el nombre para traducirlo al hebreo y asignarnos a cada uno un icono. A mi me tocó el sol…¿habrá adivinado mi origen caribeño?

Visita a la frontera libano-israeli

Frontera líbano - israelí

Que el hombre no necesite muros” fue la plegaria que escribió Joan en un papel para introducirlo en el Muro de las Lamentaciones, como indica la tradición. Quizás ese deseo surgió cuando nos tocó visitar Rosh Hanikra, el punto mediterráneo más norte de Israel. Allí los cascos azules de la ONU vigilan ambos lados de la frontera libano-israelí. Desde la última guerra entre ambos países sucedida en 2006 han permanecido cerradas sin vislumbrarse una próxima apertura. A mi personalmente la espectacularidad del paisaje lo opacan las rejas, alambres y cualquier tipo de protección para separar ambas fronteras. Desde pequeño nunca entendí por qué al ver una mapa siempre tenían que existir líneas divisorias imaginarias, ¿Pero es el mismo trozo de tierra? Siempre me preguntaba. Quizás ahora con menos ingenuidad, pero con más convicción me sigo haciendo la misma pregunta.

Me gustaría volver algún día a Israel y recorrer ambos países sin tener que saltar fronteras, sólo así el paisaje recuperará la espectacularidad que objetivamente tiene, pero subjetivamente se difumida tras unas rejas.

Pantalón roto en el Puerto Antiguo de Acre

Puerto Antiguo de Acre

Sin duda el Puerto Antiguo de Acre fue uno de los lugares que más me impresionó de todo el recorrido. Su increíble fortificación de origen otomano te hacen volar a tiempos remotos y su imponente vista al mar te hacen entender por qué Alejandro Magno quiso que fuera parte de su imperio.

La belleza del lugar fue rota por una anécdota tonta, pero difícil de olvidar. Intentabamos buscar la mejor locación para tener una buena toma del lugar y así Pedro pudiera grabar un pequeño corte de vídeo. Carmen y yo nos retrasamos, pero para adelantarlos decidimos saltar uno de los muros (no muy alto, como de 1,60 mts). Salta Carmen y todo bien. Cuando me toca saltar a mi un estruendoso ruido rompió el ritmo de las olas. Carmen voltea y me pregunta sorprendida: ¿Qué ha sido eso? Me apresuré en aclararle que no era lo que pensaba. En mi caso lo hubiese preferido, pues uno de mis dos pantalones cortos que llevaba en la mochila para el viaje de siete días se había roto por completo en la entrepierna. Y era apenas el segundo día…

Hummus hummus sapiens…

Hummus

Hay dos alimentos que podría comer cinco veces al día y no aburrirme: el yogurt y el hummus. Que Al Israel Airlines ofreciera en su vuelo este manjar era un buen presagio, lo mejor estaba por llegar a Israel cuando en cada rincón del país los platos de hummus que se me atravesaban por el medio desaparecían instantáneamente de mi vista como por arte de hambre. Inolvidable el hummus que probamos en un restaurante llamado precisamente Hummus en las entrañas del Mercado El Carmel de Tel Aviv. Si te pasas por allí lo descubrirás por el color turquesa de su marquesina y la simpatía de sus dueños dispuestos a ponerte hasta arriba de hummus.

Atardecer en Tel Aviv

Tel Aviv

En mi opinión el atractivo más interesante de Tel Aviv es Yafo, una de las ciudades más antiguas del mundo con una historia abrumadora por el que pasaron desde los antiguos egipcios hasta que pasó a formar parte de Tel Aviv para conformar la capital de lo que hoy representa el estado de Israel. Sin embargo, el momento que más disfruté fue admirar un espectacular atardecer en la playa cercana al Herods Hotel, el setentoso hotel en el que nos alojabamos. Fue definitivamente uno de los momentos en el que pude ver en cámara rápida el estilo de vida urbanita de la capital israelí. El sol estaba a punto de esconderse cuando Pedro, Joan y yo decidimos darnos un chapuzón. Me imaginaba el agua fría como la de las playas de Barcelona aún entrado el verano, pero no, al entrar el agua me arropó amablemente y le puso la guinda que le faltaba al momento.

Dormir en un antiguo hospital de Jerusalén

Mount Zion Hotel, Jerusalén.

En Jerusalén nos alojamos en el Hotel Spa Mount Zion. De entrada me pareció un lugar agradable, con unas vistas envidiables hacia la Ciudad Vieja y todos los servicios del que se puede preciar de tener un hotel 4 estrellas. Pero hubo un detalle que ellos no esconden porque forma parte de la historia del edificio, pero que no me hubiese gustado saber: antiguamente, a finales del siglo XIX, el edificio fue un hospital  para tratar enfermedades oculares, durante la Primera Guerral Mundial sus sótanos fueron convertidos en arsenales del ejercito turco y para la Guerra de la Independencia sirvió como posición defensiva israelí. Yo me tomé toda esta información de manera muy literal e imaginé que mientras dormía llegarían enfermeras a abrirme los ojos en plan La naranja mecánica o si de pronto escucharía disparos de algún enfrentamiento. La imaginación en muchas ocasiones puede ser nuestra peor enemiga.

Más allá de eso, los desayunos que ofrecen en el Mount Zion son de los mejores que he probado en hoteles de esta categoría. Seguro que Joan comparte conmigo esta afirmación y no olvida los quiches de champiñones que engullimos a las 6,30 de la mañana, pocas horas después de aterrizar en Israel.

Medianoche frente al Muro de los Lamentos

Muro de los Lamentos

Noam, el mismo chico que escribió nuestros nombres en hebreo, fue nuestro guía estrella por una noche en Jerusalén. Gracias a él pudimos descubrir una mirada muy particular de la capital israelí. A media noche nos llevó a un mirador para poder contemplar la ciudad desde un punto de vista menos turístico y más real. Al percibir nuestra curiosidad por querer saber nos llevó al Muro de los Lamentos pasada la medianoche.

Confieso que los lugares que se consideran sagrados para algunas religiones me transmite mucho respeto, pero también miedo. No suelen gustarme por la carga dramática que les otorga el hombre y que suele ser abrumadores. Esa noche, allí frente al Muro cuando recién terminaba el Sabbat, decenas de judíos ortodoxos se agolpaban sobre un coche que traía dentro a un rabino muy importante que venía a Muro para rezar el Tikun, incluída en el Aleinu, una plegaria que finaliza los servicios religiosos diarios de los judíos ortodoxos.

No podíamos dar crédito a lo que ocurría ante nuestros ojos. En cámara lenta Carmen y yo mírabamos cómo el coche se iba acercando lentamente hasta uno de los lados del Muro. Minutos después todos agolpados frente al Muro realizaban ese movimiento semi hipnótico que les permite concentrarse para realizar su oración. Agobio, angustia, perplejidad, sorpresa…no sé cuántas emociones vinieron en un instante a ese momento. Joan y Juan Carlos aún tuvieron energías para seguir la ruta por la Ciudad Vieja. Carmen y yo volvimos al hotel, ella para escribir una post que necesitaba escribir en ese momento y que recomiendo amplamente leer en su blog.

Paseo en 4×4 por el Desierto de Judea

Desierto de Judea

De todo el recorrido quizás uno de los que más me hacía ilusión era el Desierto de Judea, allí justo al lado del Mar Muerto. Y no me defraudó. Estaba programado un recorrido en 4×4 por parte del desierto y tuvimos la suerte de encontrarnos con un experimentado guía que parecía más sacado de Jamaica que de su Tel Aviv natal. Motor encendido y reaggee a todo volumen la aventura por el Desierto de Judea terminó siendo uno de los momentos favoritos del viaje de todo el grupo.

Flotar en el Mar Muerto

Foto de @joanplanas

Es un clásico cuando se visita el Mar Muerto, pero nunca es igual que te lo cuenten a vivirlo en carne propia. Estar a 420 metros bajo el nivel del mar definitivamente se siente en el cuerpo, pero aún más cuando pruebas la sensación de flotar en este mar cuya concentración de sal hace que nuestro cuerpo salga siempre a flote. Nos faltó la típica foto leyendo una revista, pero el momento sirvió para hacer la introducción del vídeo que pronto publicará Pedro y Joan en Minube.com sobre este gran recorrido por Israel.

Mis compañeros de viaje

Pedro, Joan, Juan Carlos y Carmen...mis compañeros de ruta.

Este viaje fue realmente un premio que me gané en la pasada edición de Fitur en un encuentro de blogueros realizado en el stand de la Oficina de Turismo de Israel. Por temas de trabajo tuve que cambiar a última hora la fecha de mi viaje, con lo cual también cambió el grupo con el que viajaba. Cuando recibo el mail de Dolores para comunicarme que lo haría con los chicos de Minube.com y sus increíbles #Minubetrips, sabía que el buen rollo estaba garantizado. Y no me equivoqué. Siempre he dicho que la experiencia de un viaje tiene que ver mucho con quien lo hagas y en este caso no pudo haber mejor compañía que las ocurrencias de Pedro, la sensibilidad de Carmen, las locuras de Joan y el blackberry con conexión 3G internacional de Juan Carlos 😉

Laponia sueca. Magia y naturaleza pura en los confines del norte de la tierra

Debo reconocer que a diario se me ponen los dientes largos cada vez que me toca enviar alguna información sobre Suecia por mi trabajo. De momento sólo conozco Estocolmo, pero tengo en mi agenda viajera descubrir la Laponia Sueca tanto en invierno como en verano.

En ambos casos sería un viaje de contemplación y disfrute de la naturaleza. En invierno por las Auroras Boreales y en verano por el increíble sol de medianoche. Mientras llega ese momento he podido disfrutar de un viaje realizado por dos amigos blogueros que se fueron a descubrir esta mágica región. Se trata de Doris Casares de 3viajesaldia.com y Quique Cardona de Viajablog.com

Con ambos he conversado para tener una percepción en primera persona de la Laponia Sueca. Ilustro este post con sus fotos favoritas del viaje, pero también de un super vídeo realizado por Quique en el que las imágenes muestran lo que las palabras no pueden describir.

Doris Casares, 3viajesaldia.com

Lo que más os ha gustado de la Laponia Sueca

Doris: Su paisaje, su magia, su gente. Todo un compendio de naturaleza en estado puro y de historias humanas relatadas desde unas latitudes poco usuales para el europeo medio y que consiguen trasladarte hasta esta cultura tan especial y genuina que se ha gestado alrededor del Círculo Polar.

Quique: El caluroso recibimiento de la gente y la naturaleza virgen que ofrece esta tierra todavia por explorar turisticamente.

¿Y qué tal su gastronomía?

Doris: El reno y el alce cocinado en la brasa encima de la nieve, fue todo un descubrimiento y muy muy sabroso, no lo había probado nunca pero habría que exportarlo sin duda a España, creo que podría llegar a convertirse en plato estrella entre los carnívoros.

Quique: Me quedo con la carne de alce y las sabrosas salsas con frutas del bosque.

Quique Cardona, Viaiablog.com

La actividad más interesante que habéis realizado

Doris: Conducir una moto nieve sobre uno de los lagos helados del Ártico, ¡todo un subidón de adrenalina!

Quique: Entre las muchas actividades que hice cuesta decidirse por una sola. Puestos a escoger me quedo con subir a un kart y dar vueltas como un loco sobre un lago helado.

Su gente ¿Habéis podido conversar con ellos? ¿Qué impresión os ha dado?

Doris: Laponia Sueca es una tierra de historias humanas, han sido sus habitantes los que nos han llevado a lo largo de una semana por sus tradiciones, su geografía, sus costumbres y su manera tan diferente y optimista de ver la vida de una región tan remota y desconocida. Desde un leñador en un bosque de Arvidsjaur hasta un arqueólogo que nos descubrió el origen de los primeros asentamientos de la cultura sami en Jokkmokk, en el Círculo Polar Ártico.

Quique: Me ha sorprendido la sensación de baja autoestima que tienen sus habitantes respecto a su tierra. Acostumbrados al monótono blanco de la nieve y a las pocas horas de sol en invierno se sorprenden que un español disfrute del contraste que ofrece su entorno. Sin embargo, desde marzo a octubre Laponia está abierta a todo el público incluido viajes en familia con miles de actividades divertidas que hacer.


Un momento inolvidable en la Laponia…

Doris: Dormir en una cabaña bajo las estrellas en el Círculo Polar Ártico y escuchar únicamente la inmensidad del silencio…

Quique: La despedida: momento spa en una terraza de un hotel en Skelleftea con techo abierto y brindando por la Laponia sueca con una botella de champan.

Más información:
Laponia, espectacular y salvaje (VisitSweden)

Si quieres leer los posts escritos por Doris y Quique te invito a visitar sus bitácoras 3viajesaldia.com y viajablog.com.

Caminos y sabores que conducen a Mar del Plata

El tradicional evento que se realiza todos los años en Buenos Aires, ahora también se está llevando a cabo en la ciudad de Mar del Plata (Argentina). Es un espacio donde pequeños y medianos productores de cada rincon del país se reúnen en esta increible feria, para vender todo tipo de delicias autóctonas y productos típicos. Allí podrás probar quesos, salames y aceites de oliva, dulces de frutos patagónicos, mermeladas chubutenses, conservas marplatenses y mendocinas, mariscos de Puerto Madryn, alfajores, mieles, chocolates y vinos, entre otras cosas ricas. Además, hay degustaciones y demostraciones de cocina a cargo de reconocidos chefs locales. Pero la aventura no sólo es gastronómica: también es posible comprar ponchos, tejidos en telar, artesanías en cuero, alfombras y tapices.

Si estás en Mar del Plata hasta el 6 de febrero, ¡no te pierdas este evento! Es en el NH Gran Hotel Provincial (Boulevard Marítimo Peralta Ramos 2502). La entrada,  20 pesos argentinos  (casi 5 dólares)

Para ir agendando: En Buenos Aires, la séptima edición de esta feria se llevará a cabo del 10 al 14 de agosto de 2011 en La Rural.

Una ruta de paradores por Andalucía

Desde que conocí Sevilla y Granada he quedado siempre maravillado con la alegría de los andaluces, pero también de laos increíbles paisajes y esa luz única del sur de España. Desde hace algunos meses, cuando hice un viaje por el Poniente de Granada, decidí organizar un recorrido más profundo por Andalucía. Organizando y organizando el viaje he descubierto los increíbles paradores nacionales en los que uno se puede alojar en esta región y practicamente en toda España en general.

Para los que no saben lo que es exactamente un parador turístico, se trata de un concepto de hoteles de alta categoría creado en 1928 por una empresa estatal española llamada Paradores de Turismo de España, S.A. y la idea básicamente fue y sigue siendo aprovechar edificios ubicados estratégicamente en algún paraje de gran belleza o poblaciones cargadas de historia, cultura y arte.

En la organización de mi viaje he decidido realizar una ruta que partiría en Granada hasta llegar a Cádiz. Por su ubicación, belleza arquitectónica o servicios ofrecidos he decidido escoger los siguientes paradores nacionales:


Parador de Granada

Antiguo convento del siglo XV construido por decisión de los Reyes Católicos, aún así tiene rasgos árabes cristianos que le hacen más especial aún. Algunas de sus habitaciones tienen vistas sobre el Generalife, los jardines de Secano y el Albaicín. Lo más interesante y apetecible es el comedor ubicado en una terraza y en el que su especialidad es el gazpacho andaluz, la tortilla de Sacromonte o los piononos de Santa Fe.


Parador de Málaga Gibralfaro

Lo mejor que puede ofrecer este parador es su espectacular vista hacia la Bahia y la ciudad de Málaga. Está ubicado justo sobre el monte Gibralfaro y frente a la Alcazaba. Este parador se diferencia al de Granada porque quizás no por su espectacularidad, sino por sus excelentes instalaciones en las que se puede disfrutar de actividades deportivas (Golf y tennis, por ejemplo), además del alto nivel de comodidad y confort. ¿Fritura de pescaítos a la malagueña? Allí mismo nos lo pueden servir, con Málaga a nuestros pies.


Parador de Ronda

Debo confesar que la vista aérea de este Parador me genera mucho vértido. Se tratade una antigua Casa Consistorial que data del año 1761, ubicado justo al lado del Puente Nuevo de Ronda lo cual le permite hacer alarde de una increíble vista sobre el río Tajo.  La perdiz estofada, el cabrito asado, el conejo a la rondeña, la sopa de almendras, el ajo blanco o el salmorejo son alguna de las especialidades de su cocina.


Parador de Cádiz

Perfecto para terminar el recorrido por Andalucía, con opción a ir a la playa, pero también para conocer la provicia: Ruta de los Pueblos Blancos, Ruta del Toro, Ruta del Vino y los pueblo pesqueros de la zona. Está ubicado en el casco histórico monumental de Cádiz, junto al Parque Genovés y con vistas sobre la Bahía Gaditana. La fritura gaditana, la urta a la roteña, la dorada de estero y el tiburón de Cádiz son una de las especialidades gastronómicas de este parador.

Alfajores argentinos

Alfajores argentinos

Un alfajor es una golosina tradicional que suele encontrarse en varios paises latinoamericanos. Se trata de dos tapas o galletas, unidas por un relleno dulce y cubiertas de chocolate o glasé.

Está emparentado con el al-hasú (literalmente, “el relleno”) que los árabes introducen en la península ibérica. Posteriormente, llega al nuevo continente de mano de los conquistadores españoles, adoptando distintas formas según la región. Por ejemplo, en la provincia de Córdoba (Argentina), se los rellena con dulce de leche o de frutas (membrillo, durazno, higos o pera). En la provincia de Santa Fé se elaboran con no menos de tres tapas hojaldradas unidas entre sí con abundante dulce de leche, cubiertas de glasé (batido de claras de huevo, azúcar impalpable y jugo de limón). En la región noroeste es posible encontrar unas galletas rellenas con gran cantidad de merengue blando saborizado con miel de caña.

Alfajor Santafesino

Por otra parte, están los alfajores industriales; esos que se compran en cualquier quiosco. En Argentina es posible elegir entre más 40 variedades; los hay rellenos de dulce de leche, mousse de chocolate o limón, marroc, pasta de maní, coco o merengue, entre otros manjares. Con tapas duras o blandas, crocantes o suaves, firmes o que se deshacen al dar el primer bocado. Cubiertos de chocolate con leche, amargo o blanco; glaseado o azúcar impalpable.

Recomendamos no pasar por este país sin probar el Havanna, oruindo de la ciudad de Mar del Plata. El clásico es el de chocolate: dos tapas rellenas de dulce de leche cremoso con baño de chocolate amargo. Se consiguen en las tiendas y cafés de Havanna.

Es los quioscos se encuentra uno muy parecido (algunos dicen que aún mas rico) , llamado El Cachafaz.

Havanna y El Cachafaz

Si pasas por Argentina, ya sabes por dónde comenzar a probar  🙂   ¡ Buen provecho!

La cocina danesa en la cima del cielo

El restaurante Noma en Copenhague está considerado el mejor del mundo, según la revista inglesa Restaurant. René Redzepi ha sido el artífice de poner la gastronomía danesa en la élite mundial.

Si un día visita Copenhague, no hay que olvidar esta palabra: Noma. Este es el nombre del actual mejor restaurante del mundo. Proviene de las palabras danesas ”nordisk mad” o ”comida nórdica” en castellano, un concepto que el joven chef René Redzepi ha sabido desarrollar para destronar la supremacía que por más de cuatro años mantuvo Ferrán Adriá con El Bulli.

Su gran novedad y su mayor apuesta es su compromiso a no utilizar ingredientes que no se encuentren en los países nórdicos de la región escandinava (Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia, Islandia, Groenlandia y Las Islas Feroe). Los protagonistas son entonces los poglosos, las cigalas, algas de mar, carne de cordero o buey y hierbas como bayas, raíces comestibles, legumbres, granos y cebadas, todos con el toque creativo e innovador del que tanto hacen alarde los países escandinavos.

Noma es un antiguo hangar portuario remodelado y abierto desde 2003. Redzepi utiliza la nieve como un elemento metafórico que otorga una personalidad única y definitiva a su cocina. Esto, unido a la exclusiva utilización de productos locales, permite degustar platos como un aperitivo de chips de piel de bacalao, gambas de Groenlandia con nieve de leche, un tartar de buey almizclero con guarnición de tréboles o una langosta del Mar del Norte con infusión de Gammel Dansk (licor nacional).

Este post es un resumen de un artículo que hemos publicado para la revista Sala de Espera. Para ver el artículo completo haz clic aquí.