O Brasil, na Europa! Entrevista a Day y Lorenço, de Nossas Viagens

Dayane y Lorenço. Saúde!

Tuve la suerte de compartir bastante tiempo junto a Dayane, ya que fue mi profesora de portugués en Buenos Aires. Es una chica alegre, culta y muy simpática, siempre sonriente. Junto a ella dí mis primeros pasos en la lengua lusitana. Al tiempo,  comenzaron sus planes para irse a europa con Lorenço, en aquel entonces novio y hoy flamante marido. Por motivos laborales se dirigieron a Bayreuth (Alemania), donde lograron establecerse. Cada vez que podían, se lanzaban a la ruta. Así fue como pudieron recorrer varios países, desde Irlanda hasta República Checa.

Day en Barcelona

Lorenço es un coleccionista nato que junta desde tapitas de cerveza, estamplillas y hasta banderitas de los países que visitó; pero un día, confesó en su blog: “No soy la persona más entusiasta para viajar. Me gusta, me gusta mucho, aunque no tanto como a Day. Pero sus ganas me impulsan,  disfruto al verla feliz cada vez que entramos en movimiento”.  Y se ve que esto ha tenido sus frutos, ya que ella lo percibe. Nos cuenta que Lorenço es un óptimo compañero de viaje, excelente lector de mapas y diseñador de circuitos. Adora conocer nuevas culturas y lenguas; como costumbre, ha intentado aprender al menos una palabra en cada lugar … casi siempre, “cerveza”  😉

Lorenço en Berlín

Pasar por su blog es un placer:  espontáneo, íntimo, con buenos datos, abundantes fotografías y redacción impecable. Si bien está en portugués, no es de lectura complicada para los hispanoparlantes. Un pequeño esfuerzo, realmente vale la pena.

Presentados nossos amigos do Brasil, pasemos a la entrevista:

¿Cuál es el objetivo de su blog?

Nuestro blog fue creado con la idea de mantener a los amigos y familiares informados acerca de nuestros nuevos descubrimientos en el viejo continente. Con el paso del tiempo, muchas personas nos encontraron en la red y comenzaron a enviar mensajes o pedir información. Lenta y naturalmente el blog fue rediseñándose y madurando, presentando ahora otra cara. Pasó a ser no solo un lugar para contar historias para nuestros conocidos, sino además para compartir experiencias, ayudar a otras personas a planear sus viajes, así como nosotros fuimos ayudados por otros blogueros. Cada vez nos impresionamos más con el crecimiento que está teniendo. Cada vez que aparece una bandera de un nuevo país que nos visita, es una satisfacción muy grande.

¿Por qué escogieron Alemania para vivir?

No exactamente escogimos Alemania. Caminos profesionales nos llevaron hasta allí. Pasamos a disfrutar de la idea de viajar y vivir en Europa.

Dicen que los alemanes son mucho más fríos que los latinoamericanos (y más aun, brasileros). Más allá de ese estereotipo ¿cuáles fueron los abismos culturales con los que se encontraron mientras vivieron en Alemania?

En cierta forma, este estereotipo tiene su fundamento. Hay más reglas para la convivencia social y el tiempo de aproximación es mayor, pero una vez conquistada la simpatía y amistad de un alemán, todo se torna muy parecido. Para nosotros como brasileros, el idioma fue un obstáculo en lo cotidiano. Lo más difícil en esta experiencia fue contener nuestros “instintos brasileros” para adaptarnos a las reglas de educación locales: hablar bajo, no tocar físicamente a las personas, saludar sin abrazar ni besar, por ejemplo.

¿Que países habéis conocido en este tiempo?

Bueno, en un año viviendo en Alemania, conocimos 16 países de Europa. Hicimos los clásicos: Alemania de norte a sur, Austria, Bélgica, España, Eslovaquia, Francia, Holanda, Hungría, Inglaterra, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Portugal, República Checa, Suiza y Vaticano. Para nuestra próxima estadía planeamos lugares no tan convencionales.

Stonehenge

¿En qué les cambió su visión de Brasil esta estancia en el viejo continente?

Creo que nuestra perspectiva con respecto a Brasil cambió mucho. Cuando estás dentro de tu país sin haber viajado al exterior es muy fácil hacer críticas o elogios desmedidos. Pero en el momento en que se comienzan a sentir “saudades” de tu lugar de origen, te das cuenta que tu país ciertamente tiene problemas, pero los tan “bien vistos” países de Europa (al menos, para los latinos) también padecen problemas y adversidades. Al mismo tiempo, uno se da cuenta de esas cosas únicas que existen en cada lugar. Que son increíbles, hermosas y es preciso estar una vez en la vida allí para verlo y entenderlo.

Un lugar para recordar

Praga fue uno de los lugares más lindos construidos por el hombre que he visto. Tengo solo buenos recuerdos. ¡Y estar en España e Irlanda fue una fiesta!

Praga

Un lugar para olvidar          

No tengo un lugar que me gustaría olvidar, porque para todos los que aman viajar, cualquier nuevo lugar es para conocer y descubrir algo. Aún así, cuando me preguntan si me gustó París, digo que fue mi mayor decepción en todos los viajes que he hecho. Vi muchas cosas vulgares allí! Y el olor a pipí por toda la ciudad no es nada romántico ni representa nada lo que vemos en el cine.

Cinco lugares que les gustaría conocer de cualquier parte del mundo

Deseamos mucho volver a Irlanda para conocer el interior de este país por el cual nos apasionamos. Turquía (lugar que no deseo conocer, sino que preciso conocer), Marruecos, Nueva Zelanda, Perú y Colombia. Además de esto, viajar a otros países de nuestra querida América Latina, un gran sueño.

Dublin

Blog: http://minhasviagensvia.blogspot.com

También puedes encontrarlos en Twitter y Facebook.

Anuncios

Para quienes aún no tienen plan de verano

Si eres de los rezagados que se ha quedado sin plan para este verano, nunca es tarde cuando la dicha llega. Nuestros amigos de Trivago nos invitan nuevamente a participar en uno de sus creativos concursos online, llamado Vete de viaje por la Face-book.

El concurso es muy sencillo. Sólo debes escribir un comentario en el muro de Trivago en Facebook hasta el 17 de agosto de 2011, en el que puedes contar qué te gustaría ver en el perfil de este buscador de viajes. También ofrecen un premio especial para los que prefieran participar vía Twitter.

El equipo de Trivago seleccionará a los 10 mejores tweets o updates y posteriormente un jurado conformado por nosotros y otros blogs amigos: DóndeviajamosMissViajesMirayvuelaViamedius,MegustaelturismokuviajesHacemos Turismo,De viajeroGretur Viajes elegirán finalmente a los ganadores.

Si te interesa participar puedes revisar todas las bases del concurso a través de la página: www.trivago.es/concurso

¡Buena suerte y buen verano! 😉

Invierno en Mar del Plata … y traemos alfajores!

Eddy volvió hace poquitos días de la Laponia Sueca,  asi que tomo el relevo viajero y parto hacia Mar del Plata.

Esta ciudad balnearia a orillas del Atlántico es el destino elegido por miles de turistas argentinos cada verano. La ciudad de Buenos Aires queda entonces vacia; se puede caminar tranquilamente por la Avenida Corrientes o la 9 de julio. Pero el bullicio se traslada a La Feliz, llenándose de niños con baldecitos de colores y castillos de arena, señores jugando al tejo y jóvenes por todos lados.

Sin embargo, nunca he estado allí en época estival. Siempre llegabamos con mi familia en otoño o invierno… a mi gusto, el mejor momento para conocer esta ciudad. Para mi entonces Mar del Plata es sinónimo de paseos por la rambla con camperas abrigadas, de sentarme a admirar el mar durante rato largo en los acantilados de la cercana Chapadmalal, de alfajores (no necesariamente Havanna), de café y medialunas en la Confitería Boston, de pescados y frutos de mar en el puerto o Ravioles en Montecatini. Inevitablemente, también me trae nostálgicos recuerdos ochentosos de la mano de Alberto Olmedo y compañía, un gran actor rosarino, ícono de la comedia argentina que grabó muchas de sus divertidas películas aquí.

Muchos recuerdos me unen a este lugar. Por ejemplo, en las escaleras de la rambla dí mis primeros pasos. A los 13 años me deslumbré con la Feria de las Colectividades que se hace anualmente en la Plaza San Martin. Allí creció enormemente esta pasión que me acompaña desde muy  pequeño: diversidad de culturas, costumbres, formas de vida, lenguas. Iba todos los días, hablaba con los puesteros… y claro, compraba cosas y degustaba platos que para mi eran super exóticos en aquel momento.

Yo en MDQ (Marzo de 1988) - Cámara en mano y llovizna en la cara 🙂

Más allá de estas apreciaciones personales, es una urbe con una historia muy interesante y una arquitectura soberbia, lo cual merece ser contado como corresponde en otro post.

Ya varios amigos me están reclamando alfajores. Una frase muy común aquí es “¡Buen viaje, traé alfajores!“. Prometo hacerlo; y aunque no me pidió nada, una cajita virtual va para Victoria (El Próximo viaje y Diario del Viajero), amiga de la casa nacida en Mar del Plata que se cruzó el gran charco, ahora siendo también su hogar Marbella. Para vos Victoria, te mando varios de chocolate … y unas medialunas de la Boston de yapa! 😀

Para muchos, este lugar representa una linda ciudad balnearia,  sólo un amor de verano. Yo, vivo enamorado de La Feliz 😉

Fotos de: http://www.imagenesmardelplata.com.ar

El Midsummer sueco según Cataluña

Con la llegada del verano toda Europa celebra con mucha pasión la llegada de esta estación. Y no es para menos, después de tantos meses de oscuridad y mucho frío, sobre todo los nórdicos se entregan al sol para disfrutarlo al máximo. No hay tiempo que perder. El continente se llena de festivales de música y fiestas tradicionales al aire libre, entre ellas una de las más famosas en Suecia es el Midsummer.

El Midsummer se celebra la noche del 23 de junio, la misma en la que gran parte de la cultura latina celebra el día de San Juan.

Este año un grupo de amigos catalanes, los míticos jugadores del equipo Tuit United, se fueron a Estocolmo a vivir el Midsummer en primera persona. Enric y Bernat nos cuentan las diferencias entre el Midsummer sueco y el Midsummer catalán.

¿Qué diferencia hay entre la celebración de la llegada del verano de los españoles al de los suecos?

Enric: Es probablemente una muestra más de lo diferentes que somos los europeos del sur y los del norte. Aquí en España nos lo solemos tomar como una fiesta de ocio nocturno, con fuego y playa. En Suecia, es algo mucho más familiar.

Los suecos aprovechan el 25 de junio para celebrar el día de la fertilidad. Se reúnen en el campo, y allí pasan el día hasta que llega la noche. La verdad es que me sorprendió porqué ese día no queda nadie en las grandes ciudades, todo el mundo se va al monte.

Bernat: Al terminar el picnic se consume un licor parecido al orujo y cantan canciones típicas para beber que dice: “Si no te bebes el primero, no te podrás beber el segundo“, en sueco evidentemente 😉

¿Qué fue lo que más os ha gustado de esta celebración?

Bernat: Lo que más nos gustó fue el espíritu de la gente que estaba en la celebración. Los bailes típicos, el ambiente de tranquilidad y el ambiente festivo impregnaban a la efeméride de una magia única. No me extraña que nueve meses mas tarde haya un pico de natalidad en Suecia.

Enric: También el respeto que tienen todos ellos por su tierra y sus bosques. Pese al picnic que se monta, al llegar la noche no queda ningún desecho ni basura en el campo.

Sabemos que se hace una especie de danza alrededor de una cruz (Maypole) ¿Me podéis explicar un poco más al respecto? ¿Os atrevisteis a hacerlo?

Bernat: Yo hice la danza con mis amigos de allí. Si tienes la oportunidad creo que es bueno tragarse la vergüenza y hacer el intento. Realmente es sencilla pero no entiendo muy bien el significado de los movimientos. Seguro que tiene toda una simbología asociada a cada paso referente a la fertilidad. Acabé algo cansado ya que la hacen con mucho ímpetu y energía.

Enric: Yo creo que fui de los pocos que no se atrevió ¡Je! ¡Je!. Es una danza muy peculiar, que puede hasta parecer ridícula pero que ellos la viven mucho. La verdad es que lo pasan genial bailando alrededor de la cruz de la fertilidad.

¿Se come algún tipo de comida especial durante esta celebración? (En Cataluña por ejemplo nos comemos la famosa Coca de Sant Joan)

Sí. Mucha patata y arenque. Típico en Suecia. Al finalizar la comida los gritos paganos y el baile se entremezclan con generosas raciones de chupitos de un licor sueco llamado snaps.

¿Cuál es la anécdota más interesante que recordáis del Midsummer?

Bernat: Estuvimos jugando a un juego típico de allí que es una variante del beisbol. De los que íbamos, no todos sabían inglés, y la chica que explicaba las reglas se mosqueo bastante con uno de mis amigos que no entendía nada. La desesperación de la moza fue bastante notoria y la cara de incomprensión de mi amigo un poema. Podíamos haberlo ayudado, pero la situación era bastante cómica.

 Enric: Lo más interesante fue comprobar de primera mano que lo de que los suecos son “fríos” debe ser en invierno. Me encantó ver cómo de un grupo de cinco personas terminamos siendo más de 15, todos compartiendo y haciendo juegos típicos del país escandinavo.

¿Qué recomendación daríais a las personas que quieran ir a Suecia para disfrutar de esta celebración?

Sobretodo que vayan con ganas de conocer a gente, que no se encierren en su entorno porque es una verdadera oportunidad para socializar con los autóctonos y aprender de su cultura. Es muy interesante y seguro que lo pasan genial entre tanta naturaleza y hospitalidad.

——————————————

You´ll never tweet alone

El blog del equipo Tuit United acaba de presentar su nominación a los Premis Blocs de Catalunya. Desde aquí les apoyamos y te invitamos a conocerles a través de Tuitunited.com. Y si te gusta lo que ves, pues no dudes en darles una mano con un voto para que finalmente sean nominados en la categoría de Blog deportivo ¡Realmente se lo merecen!

El lugar donde se puede escuchar el silencio

Kristel es originario de Arvidsjaur, población ubicada en el centro de la Laponia sueca. Hace algunas décadas se mudó a un pueblo cercano llamado Abborrtrask, según él, mucho más tranquilo y menos estresante que el primero ¿Cabe la palabra estrés en este lugar? Definitivamente no.

Con Kristel estuvimos unas cuantas horas charlando sobre el norte de Suecia y su gente. De carácter apacible, con un sentido del humor poco afectado por el frío y una capacidad para hacerte sentir como en la casa, Kristel está convencido de que la Laponia es uno de los pocos rincones del planeta donde se puede escuchar el silencio.

Y no lo dudo. Después de más de dos horas frente a uno de los 365 lagos que existen alrededor de Arvidsjaur, pude escuchar el sonido del silencio, comparable con el de las estepas mongolas. Ver la quietud del agua puede ser relajante y hasta hipnotizante. A ratos esa tranquilidad es rota por una liviana ráfaga de viento que apenas crea algunos hilos de agua a orillas del lago. O en muchas ocasiones por los torpes, pero sigilosos pasos de un reno.

Minutos después mi cuerpo se rinde al sonido del silencio y se entrega de manera tranquila y segura a una siesta, la mejor y más profunda que recuerde en muchos años.

Laponia salvaje y natural


Ayer el recorrido fue en coche, hoy ha sido en quadbike…

Hemos cruzado el corazón de Svansele, un increíble parque natural lleno de lagos, pinos y animales salvajes de la región en el que es posible pernoctar en típicas cabañas suecas durante todo el invierno. En verano nos regala atardeceres tan espectaculares como este.

Antes de los 30 kilómetros en quadbike, y para tener energía, probamos un mix de los diferentes tipos de carnes de la región: reno y alce, acompañado de pan sueco, patatas y mermelada. Debo confesar que a punto he estado de comerme un reno entero! 😉

Tocando el Círculo Polar Ártico


Lo divertido de un road trip semi organizado es que en cualquier momento por intuición o incluso por equivocación puedes cambiar de rumbo. En el mapa estaba marcada la ruta de hoy: Skelleftea – Haparanda (frontera con Finlandia). Dimos un giro de 180 grados y terminamos en Jokkmokk.

Pitea, la primera parada, sirvió para hacer la compra en un supermercado que se apareció de pronto en nuestro camino. Con mostaza dulce, pepinillos, salami, queso y pan seguimos la ruta hasta Lulea para comer allí. Allí tuvimos la suerte de llegar poco antes de las 12. En una de las plazas principales del pueblo descubrimos un grupo de rock otoñal cantando con un público muy entregamos. Se trata de un Summer lunch Festival, o lo que es lo mismo, un festival de música que realizan los lunes y martes de todo el verano amenizar la comida de habitantes de Lulea.


El camino Lulea – Jokkmokk (carretera número 97) es realmente impresionante. Algunos paisajes me han dejado boquiabierto por una naturaleza tan sencilla, pero a la luz tan especial que se puede apreciar en esta latitud del planeta.

Faltando pocos kilómetros para llegar a Jokkmokk se puede tocar, en sentido figurado, el Círculo Polar Ártico. Se trata de la línea imaginaria a partir de la cual se puede observar un sol eterno cada solsticio de verano. Una de las sensaciones más cercanas a sentirse en los confines de la tierra.  Sobre todo cuando pasamos la línea que nos cayó una tormenta con tintes apocalípticos.

Esto es sólo un breve, pero sustancioso resumen de los 500 kilómetros que hemos recorrido hoy. En total incluyeron: Pitea, Lulea, Boden, Harads, Jokkmokk y Alvsbyn.

Los días son largos aquí y las ganas de seguir descubriendo también, así que después de este post me lanzo en bici a contemplar los rayos de sol de medianoche que aún se puede contemplar en esta época del año. 🙂