Viaje y fotografía, dos artes complementarias

Video Viajes fotograficos from Artur Isal – Artisal on Vimeo.

La curiosidad les llevó a viajar y viajar les llevó a fotografiar”. Desde hace algunos años recorren muchos países de Asia, África y Sudamérica con el propósito de narrar a través de relatos visuales las diferentes culturas y sociedades con las que dialogan en cada viaje. Artur Isal y Ruth Estellers son dos fotógrafos viajeros que en su carrera profesional combinan el viaje y la fotografía como dos artes complementarias, a través de su proyecto Artisal Travel Photography.

Recientemente han publicado varios libros de viaje, realizan talleres de fotografía antropológica de viaje, pero además realizan viajes fotográficos en el que reúnen un grupo de viajeros apasionados por la fotografía para enseñarles el arte de llevar de vuelta a casa esas imágenes inolvidables que descubrimos y contemplamos en cada viaje.

Hemos conversado con ellos para que nos expliquen sobre sus viajes fotográficos y las típicas dudas que nos surgen cuando queremos sacar las mejores instantáneas de nuestros viajes:

¿Qué pasión está primero, el viaje en sí o el arte de la fotografía?
No puedo viajar sin tomar fotos, además el viaje es distinto, siempre está aquella gente que dice que te pierdes cosas mientras fotografías, pero están equivocados, el tomar fotos te hace interactuar y relacionarte de una forma que sin cámara fotográfica, sería imposible. Creo que si tuviera que ir de viaje sin cámara, llevaría una de juguete para poder hablar de todas formas con la gente.

¿Qué es exactamente un viaje fotográfico? 
Es un viaje cuyo motivo principal es aprender y realizar buenas fotografías durante la estancia en un país concreto. Todos los aficionados a la fotografía saben lo incómodo que resulta viajar al lado de personas que, por no compartir los mismos intereses fotográficos, viajan a un ritmo muy distinto al del fotógrafo. El viaje fotográfico requiere un ritmo pausado y mucha paciencia. A veces tomar “la imagen” que nosotros queremos lleva mucho tiempo y dedicación por lo que viajar en un grupo que no tenga nuestros mismos intereses puede resultar incómodo para ambas partes; así la ruta de estos viajes está pensada por y para la fotografía, no es un recorrido turístico habitual.

¿Cuántas personas pueden participar? 
Nuestros viajes son grupos entre cuatro y ocho personas como máximo. Para dar un servicio de calidad y garantizar que todos los participantes se lleven a casa aquello que ha venido a buscar, es imprescindible que viajemos en grupos súper reducidos. Las personas tenemos diversos intereses y expectativas así como también distintos niveles de conocimientos fotográficos y, viajando en grupos reducidos, podemos estar alerta de las necesidades de cada viajero.

¿Rostros o paisajes? ¿Qué es lo básico que necesitamos saber para sacar una buena fotografía?

¡Dos grandes preguntas en una sola! Nuestra especialidad es fotografiar a personas en su entorno. Desde nuestro punto de vista, los paisajes son más sencillos porque con buenos conocimientos técnicos y de composición podemos conseguir un buen paisaje. Pero, cuando fotografías personas, hay que interactuar y relacionarse así que hay que dominar algo más que la técnica fotográfica y ¡ese es el quid de la cuestión!

¿Hace falta una buena cámara para obtener una buena instantánea o el tema es cuestión de tener un buen ojo? 
Tener una buena cámara ayuda pero, tener “buen ojo” es vital y eso, también se aprende. La cámara es una herramienta que te puede facilitar la labor pero un buen fotógrafo es aquel que, dominando la técnica, es capaz de encontrar su propio lenguaje. Una vez escuché a un fotógrafo profesional decir que su cámara es inteligente porque ¡sabe distinguir cuando la está utilizando él u otra persona!

Siempre que viajamos a países exóticos o muy distintos al nuestro queremos llevarnos un recuerdo fotográfico que se ajuste al máximo a lo que vivimos para luego compartirlo con amigos o familiares ¿Qué nos recomiendas en este sentido? 
¡Estamos frente a lo imposible! Un viaje son emociones vividas en primera persona, olores, colores y sensaciones que no se van a plasmar en una foto. Creo que podemos aspirar a que la gente que vea nuestras imágenes se emocione en algún sentido pero, pretender que las fotos que hace se ajusten a la realidad es una labor imposible. Además no hay que olvidar que cada persona viaja con su mochila personal de historias, experiencias, vivencias, circunstancias y criterios que van a condicionar la forma en que interpreten nuestras fotografías y puede que, en ellas, vean cosas distintas a las que nosotros queríamos mostrar. Yo al menos me conformo con provocar alguna emoción a quien observa mis imágenes.

¿Cuál ha sido el país más difícil para sacar fotografías y cuál el más sencillo?
Yo diría que lo difícil no son los países en general sino las distintas situaciones que fotografiamos. Pero, por ejemplo, India es un paraíso para el retrato y los indígenas del Altiplano Boliviano o las culturas musulmanas requieren más dedicación.

A veces descubro un personaje al cuál quiero fotografiar, pero no quiero robarle la foto o no sé cómo abordarlo ¿Algún truco al respecto? 
Humildad, respeto, sonreír y saber aceptar un “no” por respuesta. Como dice Susan Meiselas “Sonríe, mira a los ojos y espera el tiempo necesario”.

¿Cuál es el país que fotográficamente os ha impresionado más? 
India podría encabezar la lista y también Nicaragua por los recuerdos, sensaciones y por ser ese lugar tan desconocido. Cuba es sin duda un destino para no olvidar… hay tantos que creo que ¡son todos!

¿Cuáles son los próximos países que visitaréis? 
India, Cuba y Nicaragua forman parte de nuestra oferta de Viajes Fotográficos. Este año hemos querido añadir Guatemala y Bolivia y para el 2012 habrá más sorpresas…

Más información:
Artisal.com

Anuncios