South Bank o Londres en su máxima expresión


He visitado Londres en cuatro oportunidades y apenas siento que conozco el diez por ciento. No sólo sus grandes dimensiones, sino también su vida nocturna, cultural y social hacen que sea una ciudad inabarcable.

La primera vez que la visité tuve la oportunidad de contar con un guía excepcional: Julio, uno de mis mejores amigos. Él llevaba más de cinco años viviendo en Londres, pero con una intensidad tal que se conocía cada recoveco de ese enjambre urbano. Gracias a él descubrí una ciudad que a simple vista me pareció distante, complicada y difícil de entender.

Posteriormente estuve en varias ocasiones y poco a poco fui entendiendo que Londres es una ciudad que siempre te mostrará una cara diferente, una ciudad camaleónica que encierra su encanto incluso en su particular clima: una eterna cortina de lluvia que a ratos se ve interrumpida por el sol.

Aunque suene a lugar común, uno de mis recorridos favoritos es el que va desde El Parlamento, donde está el famoso reloj Big Ben, y que llega hasta el Tate Modern. Para los primerizos de Londres es un recorrido que fácilmente puede mostrar parte de la esencia de la ciudad. Su dinamismo, tamaño, carácter de ciudad cultural, pero sobre todo para disfrutarla al 100%.

El recorrido parte de la famosa Abadía de Westminster, escenario de coronaciones y entierros reales que encierra grandes páginas de la historia de Inglaterra. Lo mejor es visitarla muy temprano para evitar las típicas conglomeraciones de visitantes.

Por la calle Parliament Square se llega hasta el famoso Westminster Bridge, el puente desde el cual seguro que salen muchas de las fotografías de cualquier álbum de un viaje a Londres. Pues es justo donde está el mejor ángulo para sacar la foto de El Parlamento británico (Palacio de Westminster) y por supuesto su torre del reloj, comúnmente conocido como el Big Ben, uno de los iconos más representativos de la ciudad.

Desde el punto central de ese puente se puede tener una perspectiva muy interesante de la ciudad. Eso sí, si hay mucho tráfico y mucha gente puede ser complicado detenerse para sacar una foto o simplemente admirar el paisaje. Igual lo recomendable es hacerlo en un atardecer no lluvioso, para apreciar la luz sobre el río Támesis.

Al pasar el puente a la derecha comienza el paseo que bordea el río, llamado South Bank. Justo al principio te encontrarás con atracciones turísticas de interés para diferentes públicos. Empezando por el London Film Museum que no llegué a conocerlo, pero las críticas no son las mejores. Es una tarea que tengo pendiente, difícilmente supere al de Berlín. Luego está el acuario de Londres, donde se filmó aquella inolvidable escena que narraba una cita a ciegas entre Julia Roberts y Clive Owen en la película Closer.

En el centro de este recorrido está el London Eye, que con sus 135 metros de altura se convirtió en el año 2000 en la noria más grande del mundo. Londres necesitaba un icono aéreo como París y su Torre Eiffel, y parece que lo lograron con esta impresionante estructura que fue construida para celebrar la llegada del milenio. En principio estaría hasta el año 2005, pero ha sido tan popular entre londinenses y visitantes que todo parece indicar que ocurrirá como con la Torre Eiffel…London Eye forever!

Si es la primera vez que visitas Londres, no puedes perderte subir a esta noria. Eso sí, hazlo siempre en un día soleado, pues te permitirá contemplar en 30 minutos unas impresionantes vistas aéreas de toda la ciudad.

Al bajar, un picnic sin muchas pretensiones en el Jubilee Garden, justo frente al London Eye. Es la excusa perfecta para descansar, coger energías para seguir con el recorrido por el South Bank que, a pesar de la casi perenne lluvia londinense siempre regala momentos inolvidables: teatro y música callejera o en el South Bank Centre, donde 364 días al año – tal como lo dice su Web – ofrece festivales gratuitos de música, y disfrutar de beber una copa en sus cafés y restaurantes que poseen.

Unos metros más adelante más cultura gratuita en el National Theather, que cuentan con tres teatros: The Olivier, Lyttelton y Cottesloe y cada día presentan tres tipos de espectáculos diferentes, pero previo a cada uno de éstos hay música gratis en el vestíbulo principal.

Pasado el National Theather, el plato fuerte se acerca, al menos para mí. Del lado izquierdo y separado por el río Támesis la impresionante Catedral de Sant Paul, en el fondo es moderno Millenium Bridge y a la derecha el Tate Modern. Una de mis postales favoritas de Londres…

La guinda: un café con leche en el bar ubicado en la última planta del Tate Modern con vistas al South Bank, al Támesis, a la Catedral de Sant Paul, al Parlamento…el momento perfecto para deshacer el camino recién andado.

Y de pronto…empieza a sonar Waterloo Sunset de The Kinks, el soundtrack perfecto para decir: Goodbye London!

Fotografias: Ricardo Ramírez – El Arquitecto viajero

——————————————————

Para la elaboración de este post y algunos más sobre Londres que escribiremos en las próximas semanas contamos con el inestimable apoyo y patrocinio de TravelLodge. Gracias chicos por darnos cobijo en el Waterloo TravelLodge.

Albi – Cinco lugares para visitar por la ciudad de arcilla

Quizás el elemento más resaltante de la ciudad de Albi, ubicada en la región Midi-Pyrenées al sur de Francia, es su interesante pasado de rebeldía religiosa. Una ciudad que se creo con los cátaros, quienes tenían las creencia de que todo lo material y carnal era obra del demonio y lo espiriual de Dios. Poco duró esa creencia que dio paso a la invasión por parte de los católicos para evadir ese “pensamiento hereje” que tenían los cátaros. De todo ese proceso surgió una ciudad con interesantes lugares para visitar. Compartimos contigo nuestro particilar TOP5 de Albi, la ciudad de arcilla.

La catedral de Saint-Cécile

De estilo gótico meridional fue construida enteramente en ladrillo rojo entre 1282 y 1480, como testimonio del poder de la Iglesia Católica ante la herejía cátara. Posee la mayor cantidad de pinturas renancentistas de Europa y con su torre-campanario de 78 metros de altura, domina por completo el paisaje de la ciudad.

El Palacio de la Berbie, actual Museo Toulouse Lautrec

Este castillo del siglo XIII es uno de los más antiguos de Francia y uno de los mejores conservados, es actualmente la sede del Museo Toulouse Lautrec, uno de los artistas más célebres de Francia nacido en Albi. Abierto en 1922, este museo tiene una colección de más de 1000 obras del artista, entre las que se encuentran sus famosos carteles para el Moulin Rouge.

El Pont-Vieux (Puente Viejo)

Construido en 1035 sobre el río Tarn, vía fluvial de gran importancia comercial para la región, era en su momento el único camino para comunicar Albi con las poblaciones vecinas, pero también para aquellos viajeros que iban de Toulouse a Italia o a España. El antiguo puente originalmente fue edificado en piedra para luego ser revestido de ladrillo.

El Casco antiguo de Albi

Uno de los barrios medievales mejor conservados del mundo, ha permanecido inalterado por siglos. Junto a la Catedral, el Puente Viejo y el Palacio de la Berbie, es Patrimonio para la Humanidad de la Unesco desde 2010, y contrariamente a otros pueblos medievales, este fue construido casi en su totalidad en ladrillo gracias a un gran suministro de arcilla roja en la región, otorgándole a la ciudad un color homogéneo.

La Plaza o Mercado cubierto (Marché Couvert)

Por ochenta años fue el único mercado de Albi y es un gran ejemplo del estilo Art Noveau. La estructura en hierro forjado alberga puestos de carnicerías, fruterías, quesos y verduras, donde se pueden encontrar toda clase de productos típicos y especialidades de la región.

Más información:

Albi, la ciudad de Toulouse Lautrec y los ladrillos rojos

Oficina de Turismo de Albi

Colores y alegría en India, ¡Feliz Holi!

Junto con la de Loy Krathong (Tailandia), es una de las festividades que más me llaman la atención.

Holi Festival se lleva a cabo en India, uno de mis lugares en el mundo. Alguna vez escuché una frase aplicada a otro tema, que ahora readapto aquí: India is not a place. It´s not a nation. Not even a country. It’s a state of mind. Y vaya que lo es…

Esta es una de las celebraciones más alegres y mágicas que jamás haya visto. Y sobre todo, colorida! Básicamente, es una batalla de globos de agua polvos de colores llamativos. Todos somos iguales; niños y ancianos, ricos y no tanto, locales y foráneos. Todos volvemos a ser niños por un momento. Tiempo y espacio pierden significado en Holi. Es pura espontaneidad y éxtasis.

Si bien la tradición narra distintas versiones acerca de sus orígenes,  a fines prácticos marca el fin de la estación fría, dando paso a la primavera.

Este año será el 19 de marzo, si bien en algunos lugares puede realizarse a cabo el 20. Se celebra el día de luna llena en el mes de Falgun. Días antes de esta fecha los mercados se llenan de pigmentos en polvo o “gulal”. Sin embargo, mucha gente suele hacerlos en sus propios hogares, con pétalos de flores.

Vendiendo gulal

Si estás en España, el domingo 27 de marzo se hará el Festival de Holi en Barcelona (Rambla del Carmel, 11 h.). Para más información, chequea esta web.

Centro de Arte Los Galpones – Caracas


Las ciudades latinoamericanas son convulsionadas, estresantes, con servicios públicos colapsados ¡Caracas no es la excepción! Pero este post no es para sacar a relucir sus aspectos negativos, de eso ya se encargan los periódicos y telediarios. Mi intención es hablar de un rincón de la ciudad que nos hace ver que no todo está perdido, que Caracas tiene mucho que dar como ciudad, más allá de su colvulsa vida política y social. Gracias a mi amigo Víctor Zitzen descubrí el Centro de Arte Los Galpones, un oásis de naturaleza y arte que descubrí justo un día antes de volver a España.

Los creadores del Centro de Arte Los Galpones lo definen como “un lugar de encuentro en la ciudad para generar comunidad a través de manifestaciones artísticas contemporáneas tales como propuestas visuales, musicales, gastronómicas, escénicas, literarias y cinematográficas“. Está ubicado por el barrio de Los Chorros, a los pies del Parque Nacional El Ávila, la gran montaña que abraza la ciudad entera y cuyo punto más alto – Pico Naiguatá – llega a los 2.765 metros sobre el nivel del mar.


Este centro de arte cuenta con 19 espacios distontos entre los que destaca:

Los espacios del Periférico de Caracas (G1 y G7). Salas que ofrecen exhibiciones de propuestas actuales como exposiciones fotográficas de actualidad, además de una serie de eventos, charlas, talleres, conferencias, acciones y proyecciones de vídeos, así como diversas actividades culturales y recreativas.

La Galería Fernando Zubillaga. Presenta el trabajo de artistas, venezolanos y extranjeros, en el marco de la contemporaneidad.

Vogue House muestran íconos modernos que dan un toque de sofisticación, estructuras de colección creadas aproximadamente 80 años atrás, como una silla inspirada en los tubos de una bicicleta y otra en taburetes del imperio Romano, que aun producen fascinación. Posee una tienda en la que se pueden adquirir todos estos productos exhibidos.


Arteachorros es un centro de desarrollo cultural de vanguardia para niños, jóvenes y adultos que, mediante las técnicas y herramientas más actuales, brindan a sus visitantes frecuentes y ocasionales, la oportunidad de formarse, entretenerse, vivenciar y desarrollar cualidades artísticas en los géneros de: pintura, dibujo, escultura, cerámica, modelado, literatura, música, entre otras disciplinas artísticas.

La Zona verde es un espacio dedicado a la naturaleza que permite apreciar gran parte de la exótica y abundante flora venezolana: orquídeas, bromelias, calas y helechos se mezclan entre los galpones que conforman en centro cultural.

Y para cerrar con broche de oro la visita a este lugar te recomiendo disfrutar de un alguno de los “jugos” con combinación de frutas (mango-naranja, piña-kiwi…etc.) que ofrece el bar llamado Bon Appétit café  ¡Inolvidables!

Más información:
http://www.centrodeartelosgalpones.com/

La segunda librería más importante del mundo está en Buenos Aires: El Ateneo Grand Splendid.

Buenos Aires es una ciudad con gran cantidad de librerías, pero hay una que no puede quedar fuera de tu itinerario: El Ateneo Grand Splendid.

La misma ocupó el segundo lugar en la lista de las diez librerías más importantes del mundo según el diario británico The Guardian. El primer lugar fue para Boekhandel Selexyz Dominicanen (Maastricht, Holanda), y el tercero para la Livraria Lello (Porto, Portugal)

Está emplazada en un edificio construido a principios del siglo XX que funcionó como teatro-cine. Importantes figuras del tango estuvieron aquí, como Ignacio Corsini, Roberto Firpo y hasta el mismísimo Carlos Gardel.

Resulta increíble que en el mismo lugar donde ahora están los Pocket Books, años atrás se encontraban las ventanillas de venta de entradas, o que el escenario sea ocupado hoy por un encantador espacio de lectura y café, detrás del telón de terciopelo original. A su vez, los palcos se emplean como salas de lectura, teniendo desde allí una insuperable vista de todo el recinto, los frescos de la cúpula, balcones y ornamentación.


Este lugar tiene una atmósfera especial, única. Música suave de fondo, gente por doquier sacando fotografías, o leyendo plácidamente en cómodos sillones. Te recomiendo que tengas en cuenta este sitio en tu próxima visita a Buenos Aires.


Para ver un vídeo relacionado con esta librería, haz clic aquí.

Datos útiles

Dirección: Av. Santa Fe 1854, a media cuadra de Avenida Callao (Barrio de Recoleta).

Horario: Lunes a Jueves de 9:00 a 22:00, Viernes y Sábados de 9:00 a 24:00, Domingos de 12:00 a 22:00.

Una ruta de paradores por Andalucía

Desde que conocí Sevilla y Granada he quedado siempre maravillado con la alegría de los andaluces, pero también de laos increíbles paisajes y esa luz única del sur de España. Desde hace algunos meses, cuando hice un viaje por el Poniente de Granada, decidí organizar un recorrido más profundo por Andalucía. Organizando y organizando el viaje he descubierto los increíbles paradores nacionales en los que uno se puede alojar en esta región y practicamente en toda España en general.

Para los que no saben lo que es exactamente un parador turístico, se trata de un concepto de hoteles de alta categoría creado en 1928 por una empresa estatal española llamada Paradores de Turismo de España, S.A. y la idea básicamente fue y sigue siendo aprovechar edificios ubicados estratégicamente en algún paraje de gran belleza o poblaciones cargadas de historia, cultura y arte.

En la organización de mi viaje he decidido realizar una ruta que partiría en Granada hasta llegar a Cádiz. Por su ubicación, belleza arquitectónica o servicios ofrecidos he decidido escoger los siguientes paradores nacionales:


Parador de Granada

Antiguo convento del siglo XV construido por decisión de los Reyes Católicos, aún así tiene rasgos árabes cristianos que le hacen más especial aún. Algunas de sus habitaciones tienen vistas sobre el Generalife, los jardines de Secano y el Albaicín. Lo más interesante y apetecible es el comedor ubicado en una terraza y en el que su especialidad es el gazpacho andaluz, la tortilla de Sacromonte o los piononos de Santa Fe.


Parador de Málaga Gibralfaro

Lo mejor que puede ofrecer este parador es su espectacular vista hacia la Bahia y la ciudad de Málaga. Está ubicado justo sobre el monte Gibralfaro y frente a la Alcazaba. Este parador se diferencia al de Granada porque quizás no por su espectacularidad, sino por sus excelentes instalaciones en las que se puede disfrutar de actividades deportivas (Golf y tennis, por ejemplo), además del alto nivel de comodidad y confort. ¿Fritura de pescaítos a la malagueña? Allí mismo nos lo pueden servir, con Málaga a nuestros pies.


Parador de Ronda

Debo confesar que la vista aérea de este Parador me genera mucho vértido. Se tratade una antigua Casa Consistorial que data del año 1761, ubicado justo al lado del Puente Nuevo de Ronda lo cual le permite hacer alarde de una increíble vista sobre el río Tajo.  La perdiz estofada, el cabrito asado, el conejo a la rondeña, la sopa de almendras, el ajo blanco o el salmorejo son alguna de las especialidades de su cocina.


Parador de Cádiz

Perfecto para terminar el recorrido por Andalucía, con opción a ir a la playa, pero también para conocer la provicia: Ruta de los Pueblos Blancos, Ruta del Toro, Ruta del Vino y los pueblo pesqueros de la zona. Está ubicado en el casco histórico monumental de Cádiz, junto al Parque Genovés y con vistas sobre la Bahía Gaditana. La fritura gaditana, la urta a la roteña, la dorada de estero y el tiburón de Cádiz son una de las especialidades gastronómicas de este parador.

El Monasterio de Gandan – Mongolia

Dentro del monasterio Migjed Janraisig está la estatua de Janraising, impresionante escultura hecha de cobre que mide 26,5 metros de altura.

Aunque no existe una máquina para viajar en el tiempo, lo más cercano a esta experiencia sería un tren que tenga como destino Mongolia. Sorprende por la energía que desprende: mágica y sublime. Un ejemplo de ello fue un encuentro con un par de niños budistas que espontaneamente nos llevaron a recorrer uno de los templos del complejo de monasterios Gandan. Completamente solitarios y construyendo a la perfección un discurso gestual a falta de un idioma común, nos mostraron algunos de los rituales que forman parte de su religión.

Originalmente situado en el centro de Ulan Bator, capital de Mongolia, el Monasterio de Gandan fue mudado en 1838 a otro espacio más grande y un poco más retirado del centro. Durante parte del siglo XVIII y XIV el complejo creció de manera importante y llegó a contar con nueve institutos, librerías y casas que fueron el hogar de más de 5 mil monjes budistas. Fue así cómo Gandan se convirtió en uno de los centros de enseñanza del budismo más importantes no sólo en Mongolia sino también en todo los países que practican esta religión.

Pero en 1938, el régimen comunista soviético persiguió a toda la comunidad budista mongola. Destruyeron cerca de 900 monasterios en todo el país y muchos monjes fueron asesinados, apresados o forzados a unirse al ejército militar. Cinco monasterios del complejo Gandan fueron destruidos y el resto sirvieron de alojamiento para oficiales rusos cuando visitaban Mongolia.

En 1944 fue reabierto el complejo, después de que un gran grupo de monjes budistas se unieran para hacer la petición. Aún así, funcionaban bajo el estricto control y supervición del gobierno socialista. En 1990, después de la Revolución Democrática y el resurgimiento del Budismo en Mongolia, Gandan fue completamente restaurado.

Gandan es una visita obligada si un día visitas Ulan Bator, la capital de Mongolia. Un remanso de paz único en el mundo.